¿Influyen los olores de una casa en la decisión de compra?

¿Qué es Co-living?

Uno de los sectores más complicados en el mercado es la venta de bienes inmuebles, ya que se trata de inversiones cuantiosas, para las que el comprador tiene que invertir una gran parte de sus ingresos mensuales si es que financian su compra, o bien, los ahorros de su vida para el pago de contado.

 

Al mismo tiempo, los agentes inmobiliarios buscan todo tipo de estrategias para ganarse la comisión correspondiente por la venta de un inmueble. No solo se trata de presentar fotografías de una casa, una página web con imágenes renderizadas o hacer visitas para conocer el espacio.

 

Hay un elemento que cada vez más inmobiliarias aplican en sus estrategias: ambientadores para negocios. El marketing olfativo se ha utilizado como aliado para incrementar las ventas, especialmente de casas, al crear un entorno agradable y que pueda hacer sentir a los clientes potenciales que se encuentran frente al hogar de sus sueños.

 

Los aromas también pueden atraer la atención de las personas que pasan cerca de las casas en venta, especialmente cuando emulan el calor de hogar. En general, los olores más adecuados para la venta de bienes inmuebles son: café, chocolate, vainilla, sándalo, canela con naranja, pastel, manzana con canela, ya que todos estos se relacionan con el hogar.

 

Ahora bien, los negocios que buscan un inmueble también deben contemplar dentro de sus estrategias la arquitectura sensorial para brindar experiencias más satisfactorias a sus clientes y empleados a través de los sentidos. Y es que el olfato tiene la capacidad de impactar en las áreas cerebrales relacionadas con las sensaciones y la memoria, de modo que puedes utilizar aromas con fines publicitarios sin que tus clientes lo sepan.

 

Por ejemplo, una tienda de ropa para mujeres puede beneficiarse con difusores de aromas florales, que además de ser agradables a sus sentidos, se relacionan con el lujo, bienestar, belleza y calidad de vida. Sin embargo, dependiendo del giro del negocio, lo que comercialice y el tipo de clientes al que va dirigido se debe elegir el aroma, y este debe ser personalizado.

 

De acuerdo con Angelica Fuentes, el olfato se relaciona directamente con los recuerdos y sentimientos; los receptores olfativos mandan información al cerebro, pasando por la amígdala y el hipocampo donde se crean o evocan los recuerdos y se procesan las emociones. Si se utiliza correctamente, el resultado será una estrategia exitosa y que ayude a incrementar el deseo de compra de los clientes, y lograr que sientan que han llegado a su nuevo hogar u oficina.

Bienes Raíces en Monterrey

Bienes Raíces en Monterrey


Escribir comentario

Comentarios: 0